Buscar este blog

Cargando...

martes, 4 de diciembre de 2012

CARRERA DE POSTAS


CARRERAS DE RELEVOS
LA TECNICA
La carrera de relevos es una prueba atlética por equipos cuyo resultado está en
función del rendimiento que los componentes sean capaces de transmitir al objeto
cronometrado, que es el testigo. Por tanto, no se trata única y exclusivamente de agrupar
a cuatro grandes velocistas, sino de conjuntar a cuatro atletas muy veloces capaces de
unir a sus cualidades, la facilidad de transferencia del testigo sin que éste sufra
desaceleraciones.
Es evidente que cuanto mayor es la rapidez en la ejecución de un movimiento, el
grado de dificultad técnica es más elevado y la perfección tiene que lograrse para no
imprimir al testigo acciones negativas en detrimento de la global. Por lo tanto, las
técnicas que vamos a reseñar a continuación serán adoptadas en aquellas acciones en las
que se requiera una gran velocidad y se necesite una disposición óptima en el momento
de la transferencia.
Vemos, pues, que el verdadero sujeto es el testigo, y el objetivo que se persigue
es imprimir la máxima velocidad a éste; que es la suma de la velocidad de los cuatro
portadores más la que consigan imprimir en las entregas.
Las técnicas más utilizadas en la actualidad para efectuar los cambios de testigo
se pueden circunscribir a dos:
A.- De arriba-abajo.
B.- De abajo-arriba.
Naturalmente estas técnicas no son perfectas pero si son las que proporcionan
una acción de transferencia más efectiva.
A.- De arriba-abajo (figura 1)
El corredor que va a recibir, se colocará en la dirección de carrera con la palma
de la mano vuelta hacia arriba, los dedos unidos y dirigidos hacia el exterior a excepción
del pulgar, de tal manera, que el portador mediante un movimiento de extensión del
brazo, siguiendo la acción de carrera, deposita con un golpe de muñeca el testigo sobre
la mano de su compañero.
Figura 1
Esta fórmula nos puede proporcionar las ventajas siguientes:
-Permite una mayor separación entre los corredores.
-El testigo se coloca de tal manera que está en condiciones para su entrega
posterior.
Aunque todo ello desemboque en movimientos menos naturales.
B.- De abajo-arriba (figura 2)
Este sistema obliga al corredor a colocarse con el brazo extendido hacia atrás sin
rigidez, a la altura aproximada de las caderas, con la palma mirando en la dirección
contraria y los dedos unidos apuntando al suelo, con el pulgar separado formando de
esta manera una V invertida.
La parte anterior del testigo es introducida en esta V mediante una acción rápida
y ascendente.
Figura 2
Esta fórmula, nos proporciona la ventaja de los movimientos más naturales; sin
embargo, una mayor proximidad entre los corredores y una toma no utilizable, sin la
consiguiente colocación en la entrega posterior, hacen de ellos sus principales
inconvenientes. Aunque se puede solucionar aproximando más la mano del portador a la
del receptor.
En todas estas técnicas, y no sólo para que el testigo no pierda velocidad, sino
para que además se acelere en el momento de la transferencia, los atletas necesitan de
una distancia óptima entre ellos, que suele oscilar entre 0,90 y 1,20 metros (figura 3)
Figura 3
Dos son las carreras de relevos:
-4 x 100
-4 x 400
En 4 x 100 los relevistas y el testigo se disponen de la siguiente forma:
El primer relevista que corre en curva, colocará los tacos de salida tal y como se
describe en el tema de salidas.
Al tener que sujetar el testigo, la posición de las manos y más concretamente la
mano derecha, varía de tal manera que ésta podrá apoyarse de dos formas: La primera
rodeando el testigo con el dedo índice y apoyando el resto y la segunda apoyándose con
índice y pulgar y sujetándolo con los otros tres dedos (figura 4)
 


 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada